lunes, 29 de junio de 2009

La iglesia como un agente para la movilización

La iglesia no es objeto de ministerio, sino es un agente de movilización para la evangelización del mundo. El papel del liderazgo en la iglesia es capacitar a los miembros para el servicio en el mundo. Este es el propósito de edificación en la iglesia.
Los creyentes se reúnen para adorar al Señor, crecer en su fe, aprender la Palabra de Dios, animarse, ayudarse y orar el uno por el otro. Estos miembros desarrollan el carácter espiritual y las habilidades de servir necesarias para evangelizar a los perdidos (el propósito hacia afuera). Cumplir la Gran Comisión no es simplemente el trabajo del pastor, ni es el trabajo de unos pocos en la iglesia, sino es la función del cuerpo entero de Cristo (la Iglesia).

Los Líderes
El trabajo principal de los lideres es equipar a los miembros de la iglesia para que puedan ministrar en el mundo (Ef 4:11-16).

Los líderes deben descubrir las necesidades y dones espirituales de los miembros para que puedan capacitarlos a ministrar de una manera eficaz.

La Iglesia
Los laicos son entrenados por el liderazgo para ser “ministros”. Por eso, una iglesia con 100 miembros debe esperar tener 100 ministros (algunos de ellos serán pastores).
Los miembros son enviados a usar sus dones para ministrarse uno al otro y evangelizar al mundo perdido.
La penetración del mundo con el Evangelio es la responsabilidad primordial de los miembros de la iglesia. El liderazgo provee el entrenamiento para que lo puedan hacer.

El Mundo
El mundo es donde viven los miembros.
Los miembros son ministros de tiempo completo donde viven y trabajan.

De esta forma todos los niveles de la sociedad están siendo penetrados con el Evangelio. (Mateo 28:19-20)





video


Proyecto Uruguay 2009


Este mes recomendamos los libros:


Liderazgo para la iglesia emergente. Autor: Daniel Najar Ediciones Yireh


Movimiento de plantación de iglesias. Autor David Garrison Ed. Mundo Hispano


2 comentarios:

FERNANDO MC dijo...

Fernando Marquez opina de:
Movimientos de Plantación de Iglesias
David Garrison

“Un movimiento de plantación de Iglesias (MPI) es una multiplicación rápida de Iglesias nativas, plantando otras Iglesias que se extiende a través de un grupo étnico o un segmento de la población”.
Las 5 características del movimiento de plantación de iglesias son los siguientes:
1. Se reproduce rápidamente.
2. La multiplicación sustituye a la adición, ya no sumando sino multiplicando.
3. Se genera desde adentro con un liderazgo nativo. Podría iniciarse con extranjeros, pero sustituidos muy prontamente.
4. Las iglesias plantando iglesias.
5. Los MPI se genera entre grupos étnicos interrelacionados.
Una de las tentaciones comunes, que es importante evitar, es el de tratar de predecir e imponer nuestra opinión de lo que Dios está haciendo en vez de permanecer fieles y quietos para escuchar su dirección en el movimiento que el ya ha empezado a hacer.
Una característica importante de los MPI es que no consideran que las campañas de evangelismo en masa aporten oportunidades significativas para transformar a las comunidades que los experimentan ya que puede compáreseles con un fogonazo, un relámpago de luz, que se disipa inmediatamente.
Los MPI son contrastados en este estudio con los Movimientos de Crecimiento de Iglesias o (MCI). Dice su autor que los MCI difieren en tres importantes áreas con los MPI que a continuación describiré:
1. Los MCI a definen que el concepto de “iglesia grande” es sinónimo de “mejor”. Los MPI prefieren grupos pequeños al principio y que la intimidad de la iglesia en casa es el verdadero corazón de este movimiento.
2. Los MCI se concentran en los “campos listos para la siega” dejando a lado a los que nunca han sido alcanzados.




3. Los MCI prefiere poner sus recursos misioneros en los campos que responden, protegiendo a los misioneros de las áreas difíciles. Esto puede ser un indicador de que se impone la voluntad y perspectiva humana por encima de la divina, que también desea alcanzar a los
más olvidados y perdidos. Los MPI difieren de esta estrategia y prefieren invertir en áreas difíciles y adversas.
Lo que es claro, es que el MPI se reconoce como solo un medio en si mismo y no un fin. Reitera que el fin de todo esfuerzo humano (imperfecto) que pretende cumplir la gran comisión, es el de darle toda la honra gloria y honor al único que lo merece que es nuestro creador y redentor, Dios en tres personas. Esta esa es la visión final que todo santo debe abrazar.
El autor concluye este segundo capítulo, afirmando que es importante tratar de comprender los MPI, entender su necesidad y valorar su importancia por los siguientes tres puntos:
1. Dios está trabajando con ellos de una manera poderosa.

2. Existe una diferencia entre el pueblo de Dios que se alinea detrás El y lo que está haciendo y aquel que no lo hace.

3. Los MPI son importantes porque, ¡lo están logrando! Están logrando iglesias que se reproducen rápidamente, la multiplicación sustituye a la adición, se generan desde adentro con un liderazgo nativo, las iglesias están plantando iglesias y se generan entre grupos étnicos interrelacionados.

“…Los MPI son los medios más efectivos en el mundo hoy, para atraer a millones de perdidos a los pies e Jesús, estableciendo relaciones de salvación y discipulado con Él”.
La meta de todo cristiano debe de ser glorificar a Dios. Nosotros glorificamos a Dios cuando lo revelamos en su totalidad.

¡A Dios se la Gloria!

Jez dijo...

Movimiento de Plantación de Iglesias
David Garrison.

Capitulo 8 América Latina.
Si bien no podemos negar que el trabajo misionero de parte del extranjero ha sido de gran bendición para el pueblo mexicano, la iglesia ha crecido en México gracias a el corazón de misioneros del extranjero por venir a nuestro país e iniciar obras para dar a conocer a Cristo. Pero esto no quiero decir en ninguna manera que el trabajo de sembrar obras, y de dar a conocer a Cristo solo sea trabajo de ellos, creo que como iglesias mexicanas, y mas las que han sido plantadas por un extranjero, no hemos aprendido a dejar de depender del extranjero. Algo que es real hablado en otros libros como Sembremos Iglesias Saludables, y ovbiamente lo vemos en las Escrituras es que el crecimiento de la iglesia no depende de el hombre, no depende de las personas, el crecimiento de la iglesia depende de Dios, y si servimos al mismo Dios, Él levantara liderazgo mexicano para hacer la obra en este país. Tenemos que aprender a depender mas de Dios a confiar en el y no depender de el extranjero, la obra mexicana debe estar activa y fuerte, por los esfuerzos mexicanos, me gusto mucho lo que el autor de este libro mencionaba sobre como, los lideres de la iglesia tienen que salir de la iglesia, así estarán en el contexto de los miembros de la iglesia, saben como viven, sus necesidades, no necesitan invertir mas esfuerzos en conocer como es la gente, conocen a las personas pueden ministrarles de una mejor
manera. Dios ha de usar a quien el quiera usar para mover a su iglesia a plantar mas iglesias y expandir el reino. Dios ha de usar las sinsustancias, buenas o malas como en el caso de Guatemala, los lugares indígenas, en Colombia, pero la iglesia debe moverse y hacer caso a lo que Dios pida de ella.
Una ves mas en esta lectura podemos ver como distintos movimientos están haciendo uso de los grupos celulares y Dios esta obrando a través de este método para poder hacer crecer su iglesia de maneras increíbles. Pero seguro que con el el método o la forma que mas aplique en nuestras comunidades, Dios ha de hacer la obra y conforme a su voluntad dará el crecimiento, solo no tenemos que estar sentados y debemos movernos fuertemente, crear iglesias que no solo adoren a Dios por medio de un servicio dominical, sino iglesias que adoren a Dios por la predicación de su evangelio y el reproducir al plantar mas iglesias.
Y una de las formas que haremos esto no sera solo por medio de los lideres, no son los lideres los que tienen que hacer todo el trabajo, al contrario tienen que impulsar a todo creyente a crecer de tal forma, que la iglesia misma sea cuna de muchos mas lideres, y que estos lideres de la iglesia sean los mismos que reproduzcan estos modelos en otras congregaciones, seria impresionante y de gran gozo ver esto en nuestro país, que los lideres tengan la visión, que las iglesias tengan la visión y que juntos puedan moverse a hacer grandes cosas para el Señor, que rompamos paradigmas y comprendamos que Dios quiere usar a su pueblo en México o cualquier lugar de América Latina, pero tenemos que estar atentos a su voz y su llamado para cumplir su voluntad.