lunes, 29 de junio de 2009

La iglesia como un agente para la movilización

La iglesia no es objeto de ministerio, sino es un agente de movilización para la evangelización del mundo. El papel del liderazgo en la iglesia es capacitar a los miembros para el servicio en el mundo. Este es el propósito de edificación en la iglesia.
Los creyentes se reúnen para adorar al Señor, crecer en su fe, aprender la Palabra de Dios, animarse, ayudarse y orar el uno por el otro. Estos miembros desarrollan el carácter espiritual y las habilidades de servir necesarias para evangelizar a los perdidos (el propósito hacia afuera). Cumplir la Gran Comisión no es simplemente el trabajo del pastor, ni es el trabajo de unos pocos en la iglesia, sino es la función del cuerpo entero de Cristo (la Iglesia).

Los Líderes
El trabajo principal de los lideres es equipar a los miembros de la iglesia para que puedan ministrar en el mundo (Ef 4:11-16).

Los líderes deben descubrir las necesidades y dones espirituales de los miembros para que puedan capacitarlos a ministrar de una manera eficaz.

La Iglesia
Los laicos son entrenados por el liderazgo para ser “ministros”. Por eso, una iglesia con 100 miembros debe esperar tener 100 ministros (algunos de ellos serán pastores).
Los miembros son enviados a usar sus dones para ministrarse uno al otro y evangelizar al mundo perdido.
La penetración del mundo con el Evangelio es la responsabilidad primordial de los miembros de la iglesia. El liderazgo provee el entrenamiento para que lo puedan hacer.

El Mundo
El mundo es donde viven los miembros.
Los miembros son ministros de tiempo completo donde viven y trabajan.

De esta forma todos los niveles de la sociedad están siendo penetrados con el Evangelio. (Mateo 28:19-20)





video


Proyecto Uruguay 2009


Este mes recomendamos los libros:


Liderazgo para la iglesia emergente. Autor: Daniel Najar Ediciones Yireh


Movimiento de plantación de iglesias. Autor David Garrison Ed. Mundo Hispano