viernes, 17 de julio de 2009

Filosofía de ministerio










INTRODUCCION:
La iglesia de Jesucristo no es un edificio. Para algunos tal afirmación puede sonar confusa, se nos ha condicionado a pensar en la iglesia en términos de ladrillos y cemento, hierro y vidrio, o en órganos tubulares. La verdadera iglesia, no es un edificio con domicilio y código postal. Cuando Jesús afirmo “yo levantaré mi iglesia” el no estaba planeando convertirse en constructor, Él tenía en mente un organismo (El cuerpo de Cristo) no sólo una organización (Institución).

El Apóstol Pablo dijo: Y todo sometió bajo sus pies, y a Él lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo, (Efesios 1:22,23). Cuando dirigió la iglesia de Corinto el declaró Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de él. (1 Cor. 12:27)

Entonces la iglesia es el Cuerpo de Cristo, todos los creyentes son parte de esta dinámica de organismo viviente.
La iglesia existe para traer gloria a Dios, así que cualquier cosa que la iglesia hace, con actividades, eventos, estrategias o estructuras de ministerio, su preocupación primaria debe constante: ¿Esto le da la gloria a Dios?
La iglesia no existe para honrarse a sí misma, o a sus líderes o a sus miembros. La iglesia de Cristo no se trata de nosotros sus seguidores, se trata de Él. Nuestra misión es seguirlo a Él, darle la gloria y el honor.

Funciones y Formas (Robert Cupp, Pastor Fellowship Bible Church NW Arkansas)
Un claro entendimiento de forma y función es fundamental para plantar iglesias. Nuestra experiencia por mucho, le da forma a nuestro entendimiento y nuestra dedicación a las formas que toma la iglesia. Debemos ser retados a preguntarnos por qué hacemos lo que hacemos, para que podamos cumplir con la misión que Dios le ha dado a Su Iglesia.

Funciones: Son principios bíblicos y actividades de la iglesia del Nuevo Testamento, estos son mandamientos que deben ser obedecidos, las cosas que no se pueden negociar y postergar. Para ser una iglesia Neo Testamentaria necesitamos abrazar y practicar las funciones del Nuevo Testamento.

Forma: Describe como esas funciones son implementadas y practicadas. Las formas se pueden negociar y programar. Son relativas (en vez de absolutas) y están condicionadas por la cultura, historia o preferencia y tradición.

No debemos confundir “Función” con “Forma”. Un ministerio bíblico debe ser siempre fiel a las funciones y creativa en las formas. Las funciones describen lo que bíblicamente debemos hacer, las formas describen como elegimos hacerlas.

lunes, 29 de junio de 2009

La iglesia como un agente para la movilización

La iglesia no es objeto de ministerio, sino es un agente de movilización para la evangelización del mundo. El papel del liderazgo en la iglesia es capacitar a los miembros para el servicio en el mundo. Este es el propósito de edificación en la iglesia.
Los creyentes se reúnen para adorar al Señor, crecer en su fe, aprender la Palabra de Dios, animarse, ayudarse y orar el uno por el otro. Estos miembros desarrollan el carácter espiritual y las habilidades de servir necesarias para evangelizar a los perdidos (el propósito hacia afuera). Cumplir la Gran Comisión no es simplemente el trabajo del pastor, ni es el trabajo de unos pocos en la iglesia, sino es la función del cuerpo entero de Cristo (la Iglesia).

Los Líderes
El trabajo principal de los lideres es equipar a los miembros de la iglesia para que puedan ministrar en el mundo (Ef 4:11-16).

Los líderes deben descubrir las necesidades y dones espirituales de los miembros para que puedan capacitarlos a ministrar de una manera eficaz.

La Iglesia
Los laicos son entrenados por el liderazgo para ser “ministros”. Por eso, una iglesia con 100 miembros debe esperar tener 100 ministros (algunos de ellos serán pastores).
Los miembros son enviados a usar sus dones para ministrarse uno al otro y evangelizar al mundo perdido.
La penetración del mundo con el Evangelio es la responsabilidad primordial de los miembros de la iglesia. El liderazgo provee el entrenamiento para que lo puedan hacer.

El Mundo
El mundo es donde viven los miembros.
Los miembros son ministros de tiempo completo donde viven y trabajan.

De esta forma todos los niveles de la sociedad están siendo penetrados con el Evangelio. (Mateo 28:19-20)





video


Proyecto Uruguay 2009


Este mes recomendamos los libros:


Liderazgo para la iglesia emergente. Autor: Daniel Najar Ediciones Yireh


Movimiento de plantación de iglesias. Autor David Garrison Ed. Mundo Hispano


lunes, 2 de marzo de 2009

El método evangelístico más efectivo debajo del cielo.


Como un ejercicio saludable en el Reino
Muchos autores reconocidos en el campo de la plantación de iglesias coinciden en este punto, David Garret, La aliaza para la fundación de iglesias por saturación en su curso "Omega" entre otros, llegan a las mismas conclusiones y las resumimos aquí:

Todos en todo. Las iglesias hijas, ayudan a las iglesias madre, cuando el nacimiento es voluntario. El entusiasmo de los nuevos líderes y los nuevos ministerios, lava a las iglesias madre, las fortalece y las renueva. Aunque hay algo de dolor al ver a viejos amigos y buenos líderes partir, usualmente la iglesia madre experimenta un sentimiento de alta estima y es influenciada por la emoción de los líderes y miembros. El ver el número tan alto de personas que se acercan a Cristo a través de la nueva iglesia, no permite a la madre acongojarse por las tres familias que pierde, no tiene sentido, ya que el enfoque es el Reino y no su reino personal.

El método evangelístico más efectivo debajo del cielo.
El crecimiento de la nueva iglesia es el crecimiento del Reino.

Aunque no hace crecer a la iglesia madre, expande el Reino de Dios, y como hemos explicado bendice a la madre en el proceso. Más iglesias nos ayudarán a alcanzar más personas, no sólo por adición, sino por multiplicación.
Las nuevas iglesias son un regalo indispensable para el cuerpo de Cristo.

Las Iglesias jóvenes se enfocan en las personas, se enfocan menos en edificios, programas o departamentos, las personas son lo más importante, y aunque es imperativo mantener este enfoque, con los años se pierde el impulso, mantener la visión fresca en las nuevas iglesias es un recordatorio constante para la madre de la razón por la cual existe. Cristo vino a salvar almas no a construir edificios o perfeccionar programas.
Además no hay nada que demuestre mejor la salud de una congregación como la disponibilidad y habilidad! – de dar a luz a nuevas congregaciones. Pero lo opuesto es verdad también. No hay nada que sea más claro, como indicador de enfermedad en las estructuras, que por diseño estorben la multiplicación de iglesias, o en el mejor de los casos, que solo permiten que se haga como una absoluta excepción.



Estas razones bíblicas y prácticas son la razón por la que la Iglesia Bíblica El Camino está viviendo tan apasionadamente este movimiento de plantación de iglesias y está firmemente dispuesta a cooperar en el extendimiento del Reino aquí y hasta lo último de la tierra.



Dios bendice las iglesias y los líderes que usan el método más bíblico y más efectivo de evangelismo! El Señor expresa Su bendición y su placer de acuerdo a su promesa a aquellos que dan. “Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo, porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” (Lucas. 6:38)


Esta es una promesa que podemos esperar una vez que empezamos a dar de nuestras iglesias para dar a luz a congregaciones hijas.


Por tres años hemos experimentado esta bendición, de ver los recursos económicos multiplicados para apoyar plantadores y sus congregaciones, la bendición de ver más líderes crecer y salir en esta aventura, de ver la iglesia El Camino, alcanzar más almas para Cristo y volver a llenar los asientos vacíos con más personas que conocen a Cristo. Estamos viendo grupos pequeños que se convierten en iglesias y vemos soñando a otros grupos ahora esperando el momento de Dios para ser lanzados.
Esta es nuestra experiencia y la compartimos con gozo, porque Dios es fiel y porque esperamos ansiosos su venida. Queremos ser siempre una puerta abierta al Reino, no hay tiempo que perder y la cosecha está lista para ser levantada.




En conclusión:
· La iglesia es el propósito del Padre, Efesios 3,10
· La iglesia es la promesa del Hijo, Mateo 16,18
· La iglesia salió de la llegada del Espíritu Santo, Hechos 2, 42 a 47
· La iglesia en Antioquía se plantó por creyentes ordinarios y se hizo fuerte por los apóstoles, Hechos 11,19-26
· El plantar iglesias era una meta de Pablo, Hech. 13; 14.23; 19; 20,17
· Hoy Dios está bendiciendo los movimientos globales que animan a plantar iglesias nuevas.

martes, 24 de febrero de 2009

¿Porqué es necesario plantar iglesias saludables?


Bienvenidos a este espacio de la Iglesia Bíblica El Camino, en el que deseamos compartir ideas y desarrollar un visión amplia y bíblica sobre la necesidad de plantar iglesias.

La pregunta en realidad es ¿Por qué plantar nuevas iglesias, por qué no simplemente hacer más grandes las que ya existen?

Realizando una investigación extensiva en libros e internet, los expertos llegaron a estas conclusiones:

Revisemos los mitos al respecto:
A. Ya tenemos suficientes iglesias, que tienen mucho espacio para las nuevas personas que vendrán. Hay que hacer que se llenen primero, antes de empezar nuevas.
B. Cada iglesia en esta comunidad solía tener más personas que ahora, si las iglesias se están encogiendo. Las nuevas iglesias sólo atraerán a las personas de las iglesias ya existentes y las lastimarán y debilitarán más de lo que están ya.
C. Hay que ayudar a las iglesias que están sufriendo primero. Una nueva iglesia no ayuda a las que se están ahogando, “necesitamos mejores iglesias, no más iglesias”.
D. Porque no soy un pastor profesional, nunca podría plantar una iglesia. Se requieren personas entrenadas en un seminario para plantar iglesias y dirigirlas.
E. Cuesta mucho dinero plantar nuevas iglesias y va a agotar los recursos de la iglesia madre.
F. Nos vamos a quedar sin líderes si los enviamos fuera a plantar otra iglesia y eso va a lastimar a la iglesia madre.

Estas conjeturas parecen tener sentido, pero están equivocadas en muchas formas, veamos por qué.
· Una iglesia no puede alcanzar las necesidades de todas las personas, se necesitan diferentes iglesias para alcanzar a diferentes tipos de personas.
· Si anhelamos ver el cuadro grande de Dios, querremos ver a cada cultura transformada por el evangelio de Cristo, una iglesia saludable no enfoca sus esfuerzos en intentar retener tantos miembros como le sea posible, sino se enfoca en el número de miembros que puede enviar.
· Al pasar de los años si una iglesia no se reproduce se vuelve introvertida, todos sus programas y esfuerzos se vuelves hacia sí misma, siempre hay programas que cuidar, personas con problemas que aconsejar, y nos encerramos en cuatro paredes.
· Una iglesia nueva siempre siente la necesidad de buscar al perdido y enfoca todo su esfuerzo en los que están sin Cristo, y las iglesias establecidas que envían a sus miembros a plantar iglesias, se refrescan con el impulso de atraer más almas a Cristo, es un círculo dinámico que mantiene a ambas congregaciones vivas y sanas.
· Docenas de estudios confirman que una iglesia nueva en promedio gana del 60 al 80% de sus miembros totales en los primeros 10 a 15 años de vida, en el rango de personas que no asistían a la iglesia, después de los 10-15 años, la iglesia gana entre el 80 a 90% de nuevos miembros por transferencia de otras iglesias, eso significa que una iglesia nueva atrae hasta 8 veces más personas al cuerpo de Cristo, que una iglesia más antigua del mismo tamaño.
· No se requieren personas profesionales u ordenadas para plantar iglesias nuevas, en ésta época es probable que hubiéramos descartado a Pedro y Juan los apóstoles por sus pobres credenciales, sin embargo transformaron el mundo entero y hoy nosotros conocemos a Cristo gracias a su testimonio y dedicación al evangelio. No hay cláusulas al respecto en la Biblia, sólo se requiere de personas que crean que Dios hace la obra, la fe se deletrea r.i.e.s.g.o.
· Las iglesias nuevas, por término medio, cuestan menos establecerlas que lo que cuesta mantener los programas de una iglesia existente.
· Las iglesias nuevas son el suelo fértil para desarrollar nuevos líderes ya sean plantadores, miembros de personal o líderes, especialmente laicos.
· Finalmente, cuando el trabajo de plantar una iglesia se ha hecho bien, estas alientan verdaderamente la cooperación en el reino, no la competencia. Esto es verdad si todos los involucrados entienden el propósito de plantar una nueva iglesia.

¿Qué significa esto en la práctica?
Si queremos alcanzar nuestra ciudad, ¿Deberíamos intentar renovar nuestras congregaciones viejas para hacerlas más evangelísticas, o deberíamos plantar muchas nuevas iglesias? Esto es falso o es una dicotomía. Debemos hacer ambas. Sin embargo por todo lo dicho anteriormente está probado, quitando algunas excepciones ocasionales, que la única forma de alcanzar en una escala mayor más almas para Cristo, de forma permanente es plantar nuevas iglesias.

Pero si nuestro anhelo es renovar a todo el cuerpo de Cristo, ¿qué podemos hacer?
Extraño como parezca plantar nuevas iglesias en una ciudad es la mejor manera de revitalizar a las antiguas:

A. Primero, las nuevas Iglesias traen nuevas ideas a todo el cuerpo, sobre la necesidad constante de los nuevos grupos de residentes y las necesidades de las nuevas generaciones. Muchas congregaciones insisten en que todos los recursos disponibles deberían usarse en ayudar a las ya existentes a crecer. Sin embargo no hay mejor manera de ayudar a las congregaciones antiguas a evaluar sus métodos para alcanzar a nuevos grupos que plantando nuevas iglesias.


B. Segundo, las iglesias nuevas son una de las mejores formas de levantar liderazgo fuerte y creativo a la iglesia. En las congregaciones antiguas el énfasis del liderazgo está en la tradición, los programas, la rutina y los viejos éxitos. Las nuevas congregaciones, por otro lado atraen a un porcentaje más alto de personas aventuradas, que valoran la creatividad, el riesgo y la innovación. Muchas de estas personas no se sentirían atraídas a participar en una iglesia establecida que parece tener todo cubierto. Las congregaciones antiguas tiendes a encajonarse, y es difícil para los líderes potenciales trabajar bajo los estilos antiguos, los nuevos líderes no surgirán a menos que sientan la necesidad de usar todas sus capacidades fuera de la caja.


C. Tercero las nuevas iglesias retan a las viejas a auto examinarse. El “éxito” de las nuevas iglesias reta a las antiguas a evaluarse de formas substanciales, las ayuda a definir su visión e identidad, trae humildad, arrepentimiento y esperanza, de que “es posible hacerlo”. Cambia las actitudes pesimistas, y aún el compañerismo entre congregaciones antiguas y nuevas les ayuda a ambas a alcanzar retos que no podrían concretar en solitario.


video